Oda a la influencia

Posted on October 22 2018

Oda a la influencia

Cuando yo era chiquitita,
quería ser bloguera,
quería crecer y ser Lovely Pepa.

Los años pasaban
entre Guccis y viajes,
lo único que yo quería
era tener esos trajes.

Chiara se fue a Los Ángeles
y ganó miles de millones;
tan jovencita,
¡y ya en la Forbes!

Dulceida con Alba se casó,
eran las más guay,
y Telecinco la contrató.

Ella era lo más,
ella era un boom,
la influencer de moda
en Badalona y en Cancún.

Oh influencers, influencers odiosas,
sois tan geniales y tan maravillosas.

María Pombo un día apareció,
y con ese cuerpo y esa cara
miles de seguidores consiguió.

Diva solo hay una, y pija se nace
ojalá salir con Maria F. Rubíes 
y que me lleve en carruaje.

Los años pasaron,
y mi vida seguía vacía,
no tenía likes,
nadie me seguía.

¿Qué puedo hacer?
¡Un canal de Youtube tengo que tener!

En Youtube mi vida contaba
y con los años me di cuenta
de que a nadie importaba.

Oh influencers, influencers odiosas,
sois tan geniales y tan maravillosas.

Debería escribir un libro
y hacer el tag del reggaeton. 
Laura Escanes
¡Quiero tu don!

¿Por qué Marta Lozano sí y yo no?
Me pregunté con frustración

¡Ya sé cómo lo puedo solucionar,
a la doctora Campanari tengo que llamar!
A ver si Jedet me puede recomendar.

Salí de allí y mi cara brillaba,
pero en plan bien,
no como la de la pringada.

Llegué a los 10K
y una foto subí,
compré globos
y mi agradecimiento fingí.

Hice un directo
y nadie se conectó,
mientras Miranda divagando
a miles de personas llegó.

Ninguna marca contaba conmigo,
necesito ya sacar un libro.
Nadie me valoraba,
conmigo nadie sorteaba.

Jamás me rendiré,
seguiré intentándolo,
a Goicoechea me encomendaré.

Oh influencers, influencers odiosas,
sois tan geniales y tan maravillosas.

Oh influencers, influencers odiosas,
sois tan geniales y tan maravillosas.

0 comments

Leave a comment

Recent Posts

Spin to win Spinner icon